44 poemas para leer con niños

44 poemas para leer con niños

Mar Benegas (sel.), VV. AA.: 44 poemas para leer con niños. Albuixech (Valencia): Litera, 2013. 64 pp.

44 poemas

El juego: he ahí el secreto de la poesía. Mar Benegas, la responsable de la selección variopinta de 44 poemas magníficos para leer con niños, lo sabe. Está convencida de que la poesía, por sí misma, gusta, y simplemente hay que saber escoger la que encaja con cada uno de nosotros y también saber presentarla. Su convicción provoca que el presente libro sea un libro combativo, un libro directo, proselitista, con una intención clara de derrotar prejuicios. Desde las hojas de guarda ya se nos lanza un mensaje: “La poesía no muerde”. Y al terminarlo e ir a cerrarlo, se nos encarga una misión: “Manténgase al alcance de los niños”. Ni Benegas ni la editorial Litera se andan con rodeos.

Lo mejor de 44 poemas para leer con niños es la selección. Se ha realizado premeditadamente, llegando a un resultado variado y por lo tanto completo. Se presentan autores hispanos de ambos lados del Atlántico (algunos poco publicados en España), y con estilos muy diferentes, para atender a los múltiples gustos de los niños. Es estupendo poder tener juntos “Todos los libros llenos de palabras” del efusivo y onírico Juan Carlos Mestre, y la brevedad popularista de Beatriz Giménez de Ory:

Suba esta naranja arriba,

vuelva a caer.

Si cuando baje es azul,

no te querré.

El libro no tiene ilustraciones (“¡oh, herejía!” me parece oír a algunas voces), pero sí un juego tipográfico constante. Se anima a los niños a ver la página, y encontrarán divertido leer los poemas, pues no hay dos páginas iguales. La propuesta que hace este libro no es leer a los niños, sino leer con los niños, como sugiere el título.

Mar Benegas no se ha querido limitar a la selección, y también ha realizado una interesante labor de presentación de cada poema o propuesta de lectura, en unas líneas al pie de la página. Y no olvidemos el decálogo para los adultos “Cómo no leer un poema”, que se halla en el prefacio: genial.

Por todo lo dicho, acusamos públicamente a la editorial Litera y a Mar Benegas de promover altercados en el status quo de la literatura, de no respetar los límites de la página, de alentar el divorcio de palabras e ilustraciones infantiles, de incitar a la subversión del orden de los géneros a favor de la poesía, de atentar contra el sentido común usando la poesía en casa, de arrogarse el derecho a legislar sobre cómo no ha de leerse, de ofrecer a los niños material adictivo. Y la sentencia es inapelable: arresto domiciliario… en la estantería de vuestras casas.