Martín y la luna

Martín y la luna

Sebastian Meschenmoser (autor e ilustrador): Martín y la luna. México: Fondo de Cultura Económica, 2014.

FG9941

Esta es otra de las novedades de FCE, que salió a la venta en España el pasado 20 de octubre. De formato pequeño, cuya primera edición fue en alemán (2006), llega a nuestro país este álbum ilustrado en el que se narra una graciosa historia en la que Martín, una simpática ardilla, descubre que la luna ha caído justo afuera de su casa. Él no entiende cómo ha podido suceder esto, por lo que piensa que lo más seguro es que alguien la haya robado y perdido más tarde. Como teme que lo encarcelen, para que nadie sospeche que él ha sido quien la robó, decide deshacerse de ella, cosa que no va a ser tarea fácil. En su intento, la luna cae del árbol y justo va a parar encima de Erick, un erizo que queda enganchado a ella. Erick tiene exactamente el mismo pensamiento que Martín, así que deciden deshacerse de la luna para no ir a prisión. Entonces, aparece Ramón. Al intentar ayudar a sus compañeros, ensarta sus cuernos en la luna y se estampa contra un árbol. ¿Podrán devolver la luna al cielo?

En una primera lectura parecería que la historia empieza donde comienza el texto pero, ¿realmente empieza toda la trama allí? Si analizamos bien el libro, veremos que la historia podría ser otra cuyo inicio nos desvela un secreto importante sobre lo que realmente es la luna. Son las primeras páginas las que nos muestran la “verdad” de la historia. ¡Os animo a descubrirlo!

Un relato sencillo, cargado de humor y con un alto grado de imaginación que se refleja en cada una de sus páginas. El texto, claro y simple, y el hecho de que la secuencia inicial se vaya repitiendo a lo largo de la historia, proporcionan facilidad en su lectura y un mayor recuerdo narrativo, por lo que los niños más pequeños disfrutarán con esta historia que les atrapará desde su inicio.

Por otra parte, las ilustraciones de Meschenmoser, considerado como uno de los mejores ilustradores europeos, nos dejan con la boca abierta (aquí sus libros publicados en español). El gran protagonista en todas sus ilustraciones es el lápiz, en este caso combinado con unos toques de color (lápiz, acrílico y acuarela en algún caso) que resaltan lo importante de la historia, dando mayor protagonismo a los personajes que forman parte de ella. Dicha técnica pictórica es la que define a la perfección este peculiar estilo ilustrativo, único de Sebastian Meschenmoser.