La mariquita

La mariquita

Bernadette Gervais (Autora). La mariquita. Barcelona: Editorial Juventud, 2017, 24 pp.

Cierra los ojos, metafóricamente claro. Deja la mente en blanco. Ahora imagina una mariquita. Sí, en una hoja, vale. La coges. ¡Con cuidado! La colocas en la palma de la mano, observas cómo camina por el dedo, en dirección ascendente, hacia la puntita, hacia la cima. No varía la dirección. Aunque modifiques la de tu mano, o la del dedo, se agarra con sus patitas y persiste en su camino. Al llegar a la cúspide, en la punta del dedo, despliega sus alas y se aleja volando.

No abras aun los ojos, sitúa la estampa en un día cálido y luminoso. Uno de esos en los que resulta habitual encontrarnos con estos bichitos en el campo o en un parque de la ciudad. Deja la mariquita, deja el sol y conserva esa sensación, la del sol, la del ocio y la del día festivo, la de la calidez. ¡Consérvala! Y ahora abre los ojos.

¿Aun conservas esa sensación? ¿Sí? Pues ese mismo efecto es el que consigue esta mariquita de B. Gervais, tiene la capacidad de transportarnos hasta un bonito día de primavera. Tras la lectura y el descubrimiento de interesantes curiosidades, nos invade una sensación placentera junto con la ternura que transmite la pequeña bestia.

En su interior, descripción detallada de la vida salvaje del bichito. Tamaño, partes del cuerpo, capacidades, defensa ante depredadores, reproducción o dieta (¡hasta 50 pulgones se puede comer!), son gráficamente mostradas.

La edición del libro, sin duda, influye en la sensación que llega a transmitir. Páginas de cartulina con gramaje y calidez al tacto; libro en pop up, lleno de pestañas (¡simples, dobles, triples!) que permiten conservar la intriga de seguir descubriendo; la luminosidad de los colores sobre el fondo blanco cálido y las magnificas ilustraciones de la protagonista.

Así, si quieres saber algo más sobre este tierno animalillo, o mejor, si por alguna razón una nube gris rodea tu cabeza, ¡anímate! Deja tu mente en blanco, sumérgete en este libro, que la luminosidad, el juego, los colores del verano, te acerquen, sobre las lindas alas de la mariquita, a la sensación estival.