Uno para dos

Uno para dos

Susanna Isern (autora), Carmen Queralt (ilustradora). Uno para dos. España: Editorial Cosquillas, 2016, 40 pp.

Uno para dos es uno de los siete títulos publicados por Editorial Cosquillas, obra de Susanna Isern y Carmen Queralt. Todos ellos nacen en el País de la Plastilina, un mundo de ficción y aventuras donde hadas y duendes hacen de las suyas. Según explican en su web, el muñeco Cosquillas es el hilo conductor que une todas las historias, cada una escrita e ilustrada por distintos autores.

El libro trata un tema recurrente en la literatura infantil: compartir es vivir. ¿Qué pasa cuando hay un solo juguete para dos amigos? No descubrimos la rueda si afirmamos que cuando de personas se trata (no voy a decir sólo niños porque sería faltar estrepitosamente a la verdad), el hecho de compartir va acompañado de muchas dificultades y no menos enfados. Susanna Isern resuelve la cuestión con unos personajes que se dan cuenta de que más vale compartir en compañía que aburrirse rodeado de riquezas. La narración incluye algunos pasajes rimados que enganchan al lector, aunque el ritmo quizás podría ser algo más fluido.

Los personajes tienen un eco que nos acerca al fabuloso mundo de las hadas (duendes en este caso) que tienen un control directo sobre la naturaleza y cuyo estado de humor puede influir en ella. Y es que, cuando Wendaval y Chirimiri se ponen a jugar, el cielo se pone manos a la obra al ritmo de “SSSS PLIC SSSSS PLIC”.

El trabajo de Carmen Queralt en este álbum es digno de alabanza. A mí personalmente ya me enamoraron sus ilustraciones en El mundo al que vienes. Con recortes de papel y cartón da vida a sus personajes, dejando disfrutar nítidamente de las texturas de los materiales que ha usado para su creación. En mi humilde opinión, las más bonitas son las páginas con el fondo blanco, donde se puede disfrutar plácidamente de la composición de formas y colores. Si hay niños cerca, os animo a recrear los mundos de esta ilustradora armados con tijeras y témperas.