Capital

Alfonso Cruz (Autor). Capital. Barcelona: Editorial Juventud, 2017, 40 pp.

La escena. La humanidad, sobre una cinta transportadora, abocada a paliar el hambre insaciable de un, aparentemente gracioso e inofensivo, cerdito. En realidad un voraz animal con extraña ranura a la espalda, ¿acaso para excretar los restos con mayor facilidad?

Dos detalles reclaman nuestra atención: la cinta transportadora y las personas que, impávidas, observan el espectáculo. Atendiendo al primero, uno se pregunta ¿cuánto tiempo lleva dándose esta situación, para que el sistema haya sido perfeccionado, mecanizado, automatizado y optimizado empleando una cinta transportadora? Ancianos, mujeres embarazadas, niños junto a sus padres nadie queda al margen del proceso, parece no haber salvación. Se acepta la situación con total resignación, nada nos hacer intuir un atisbo de rebeldía, una mínima reacción.

Por otra parte, el trágico destino de la humanidad no hace florecer el horror en los rostros de los individuos que contemplan la dantesca situación. Al contrario, uno, distinguido y elegante, muestra con arrogancia el funcionamiento de la instalación, orgulloso del crecimiento, del apetito, del animal. Mientras, el segundo parece estudiar el mecanismo, trata de entenderlo, escruta con interés, sin horror ni remordimiento. ¿Pero cómo se ha llegado a este punto? y ¿hasta dónde nos llevará tanta voracidad?

Alfonso Cruz, plantea cuestiones y ofrece respuestas a través de las 40 páginas mudas de este libro. Las ilustraciones, collages sobre fondos planos, conforman una obra ambiciosa, inteligente y humanista. Una obra que condensa 150 años de sistema socio económico en un reducido número de imágenes. Una obra galardonada con el Prémio Nacional de Ilustração de Portugal en 2014

La lectura del libro supone una crítica al estado actual de las sociedades desarrolladas. Desenmascara el sin sentido del sistema, el sobrecoste de su funcionamiento, la injusticia social que implica y el riesgo que conllevan ciertas prácticas, desarrolladas a espaldas de cualquier tipo de ética. El autor toma partido, ofrece una subjetiva narración, y aboga por las personas y el humanismo.

Capital es una obra inteligente que emplea imágenes impactantes y sabias analogías, que hacen que el tema transcienda, que vaya de lo social y colectivo a lo personal e individual. Una obra que narra una historia de amor, (entre un niño y su hucha cerdito). Una obra que habla del sistema socio económico pero también del amor, de las relaciones, de la crianza, de la necesidad de límites y de valores que rijan nuestras acciones. Una obra para disfrutar. Una obra que sin palabras, con una ágil narrativa visual nos hará reflexionar. Una obra que, quién sabe si por la ausencia de palabras, invita al diálogo.