Un cuento y veinti3 sonrisas

Un cuento y veinti3 sonrisas

Aurora Ruá (autora), Chito de Arriba, Sonja Wimmer, Paula Alenda, Mónica Carretero, Fernando Falcone, Valeria Gallo, Carlos Ortín, Cecilia Varela, Miguel Calatayud, AnnaLaura Cantone, Iban Barrenetxea, Jacobo Muñiz, Kike Castaño, David Pintor, Julio A. Blasco, Aitana Carrasco, Poly Bernatene, Pablo Auladell, Clau Degliuomini, Susana Rosique, Viviana Bilotti, Eugenia Nobati, Ángel Trigo (ilustradores). Un cuento y veinti3 sonrisas. La Guarida, 2015, 64 pp.

Un cuento y veinti3 sonrisas es una obra fruto de la colaboración entre muchos artistas. Aurora Ruá (texto) y Chito de Arriba (ilustraciones) se encargan del cuento que nos va guiando por cada página. Y al mismo tiempo, como de la mano de la historia, veintidós ilustradores aportan su visión propia del célebre cuadro de Leonardo da Vinci, La Gioconda o La Mona Lisa para los amigos.

La historia de Aurora Ruá y Chito de Arriba nos habla de optimismo, de felicidad, de ganas de vivir. Nos presentan a Nonna, una mujer con el cuerpo anciano pero el espíritu joven y lleno de energía; está decidida a disfrutar de los placeres de la vida como si de un niño con botas de agua nuevas se tratara. Y es que no tiene ninguna intención de abandonar este mundo a la primera…

“La primera vez que falleció, el propio Albertino, el médico, constató su defunción: la piel de Nonna estaba lívida y fría, no respiraba ni latía su corazón.”

La protagonista nos acompaña en un pequeño viaje para perderle el miedo a la muerte, para aprender a disfrutar del día a día. No propone un optimismo ciego y alejado de la realidad, sino que escoge conscientemente quedarse con la cara más bella de la moneda. Ella misma lo expresa con sencillez y rotundidad:

“En todos los lugares hay alegrías y penas, elija lo que quiere ver.”

Cada doble página presenta en el verso (página izquierda) la historia de Nonna y en el recto (página derecha) la reinterpretación de La Gioconda de uno de los veintidós artistas. Las versiones de la obra de Da Vinci aparecen a toda página y llenas de color, y contrastan con las ilustraciones de Chito de Arriba, con finos trazos de tinta negra sobre fondo pálido.

Se trata de una edición donde queda patente que todos los detalles están muy cuidados. Es fácil encontrarse con nuevas sorpresas tras releer las páginas y se nota un buen trabajo en equipo para lograr una obra que combina con alegría el arte de muchos autores.

Nos vais a permitir que nos despidamos con una frase, atribuida a Leonardo da Vinci, que por algún motivo nos ha venido a la cabeza con la lectura de Un cuento y veinti3 sonrisas: “Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte.”

Os dejamos un vídeo que comparte la editorial en su web sobre cómo se llevó a cabo esta obra.