Juan sin móvil

Juan sin móvil

José Vicente Sarmiento (texto) y José Antonio Bernal (ilustración): Juan sin móvil. Alicante: Fun Readers, 2016. 157 págs.

 

 

El uso de las nuevas tecnologías en la infancia y en la adolescencia es un tema que genera controversia por cuanto conlleva oportunidades, inmensas, pero también riesgos derivados de un uso y acceso inadecuados. Cada vez son más las voces expertas que se alzan manifestando los riesgos de las redes sociales y los perjuicios que un mal uso y abuso de ciertos medios en estas etapas tienen sobre el desarrollo infantil.

Fun Readers apuesta por este tema en boga y publica esta historia de José Vicente Sarmiento, en la que da voz a Juan, un niño de 10 años con un problema vital: no tener móvil. Y es que en la actualidad, tener o no tener móvil se ha convertido en una cuestión que va más allá de tener o no tener determinado aparato. Lejos ha quedado el tiempo en el que, el que un amigo tuviera el último juego, era motivo para hacer piña e ir a su casa a pasar las horas muertas jugando. Tener móvil implica ser, estar integrado en el grupo, no ser “el raro” y, en ocasiones, no sufrir las burlas de los compañeros, porque nos guste o no (más bien no) las formas de relacionarse (o no relacionarse) han cambiado, y postergar al máximo el momento en el que nuestros hijos tengan el codiciado objeto que les haga estar en el mundo requiere grandes dosis de convencimiento y paciencia.

José Vicente Sarmiento se vale de un tema sencillo y muy concreto para crear una historia que, con mucho humor, retrata la realidad que viven muchos chicos derivada del (mal)uso que hacen de los medios tecnológicos y en la que las actitudes de los adultos tienen un peso importante. De la mano de Juan conocemos a sus no-amigos, a Rob, a Lisa (esa chica tan, tan especial, pero con una enfermedad hereditaria: leer mucho), sus problemas en el colegio y, sobre todo, nos pone ante los ojos una realidad que, aun viéndola a diario, resulta poderosamente atractiva y ante la que muchos podemos sentirnos identificados, adultos y niños.

No falta la intriga y el misterio en este relato, tal vez de rápida y simple resolución, pero que sirve al autor para poner de manifiesto ciertos riesgos y la poderosa influencia de las nuevas tecnologías sobre nuestras vidas. Un profundo deseo de Juan se convierte en una hipótesis no tan fantástica. ¿Qué pasaría si un virus mundial dejara inoperativo todo medio electrónico? ¿y quién podría estar detrás de semejante acción?

El libro está ilustrado por José Antonio Bernal, dibujante de la revista El jueves. Sus ilustraciones, cargadas de humor y con un toque “gamberro”, resultan muy atractivas.

De lectura ágil, la historia está dividida en capítulos y está narrada en primera persona.

El libro incluye un glosario al comienzo de cada capítulo, con la definición de términos como trol, OMG, favear, tecnozombi, phubbing, etc., y concluye con una guía para padres con recomendaciones y notas sobre el desarrollo infantil y problemas relacionados con el uso de las nuevas tecnologías.